Desde diciembre de 2008 nos han visitado

Buscar este blog

viernes, 23 de octubre de 2009

Comer tierra está de moda en Mozambique






 El picante peri-peri, las enormes langostas y otras especialidades de Mozambique comparten ahora espacio en los menús del país africano con una novedad gastronómica muy terrenal. En el mercado central de Maputo se ha empezado a comercializar en pequeñas tazas. Su contenido es tierra, que ha pasado a ser parte de la dieta diaria de muchos mozambiqueños.

"Area delicioso", gritan los vendedores desde sus puestos mientras señalan la "suculenta" tierra de varios colores. Blanca, roja y amarilla, en función del sabor y a gusto del consumidor. Sobre gustos, ya se sabe, no hay nada escrito.

María Cumbe ha incluido hace poco la tierra en la oferta de su puesto de frutas y verduras del mercado de Xipamanine, en las afueras de Maputo. Una novedad muy lucrativa para ella. "No se estropea ni se pudre, puede venderse hasta el último grano", cuenta la mujer de 50 años, que puede llegar a vender hasta 300 meticais (13 euros) de tierra al día.





 











El nuevo descubrimiento gastronómico ha abierto un nuevo sector económico en el país, desde su recogida hasta el transporte, pasando por el secado del producto y su embalaje.

El negocio marcha bien y son las mujeres las principales consumidoras. Esto tiene una explicación biológica, según aclaran los expertos. Después de la menstruación o durante el embarazo las mujeres tienen un déficit de minerales que tradicionalmente se suplía comiendo tierra en Mozambique y otras partes del mundo. Un hábito que en la medicina se conoce como geofagia, que incluye la ingestión de barro, arcilla o arena y que también se registra en regiones de Estados Unidos, tal y como explicaba la revista de la Sociedad Médica Británica en 2002.

Ahora ha dado el salto al mercado con una sencilla receta. Se limpia la tierra con agua y se deja que ésta se seque al sol durante un día. Después de añaden condimentos como sal o caldo de pollo o ternera antes de molerla para que adquiera consistencia de polvo, según explica Cumbe. Una de sus clientas cuenta que "cada día compro una taza y la comparto con mis colegas", satisfecha con producto que a ella le estimula el apetito.

Cada taza cuesta entre uno y tres meticais, el saco de cincuenta kilos alcanza los 150 meticais en Mafalala, uno de los barrios pobres de Maputo. Allí Dona Joana, una mujer de 60 años que se ha convertido en productora de este nuevo sector en auge, recibe también encargos de algunos compatriotas que han emigrado a países vecinos. Una de las especialidades más peculiares es la que incluye copos de jabón en la mezcla y que ayuda, según Dona Joana, a limpiar el organismo.

"Está salado, tiene un sabor terroso, me gusta", cuenta una consumidora habitual. "Mastico los granos, eso me ayuda a evitar enfermedades y a estimular las papilas gustativas, es como mascar chicle".



6 comentarios:

gloria dijo...

Qué fuerte me parece!! Tengo curiosidad por saber qué costumbres nuestras les escandalizarán allí.
Un abrazo.

Loli dijo...

La primera vez que lo leí me pareció algo irreal, fruto de la mente literaria de García Márquez, fue leyendo Cien años de soledad, en Macondo también comían tierra y aunque parece un hábito misterioso, en los Andes no lo es tanto. Saludos

Cris dijo...

No me deja de sorprender, pienso si tendrá alguna propiedad alimenticia o si tendrá efectos perjudiciales para la salud.
Un saludo cariñoso

Fátima dijo...

Cuando lo leí por primea vez yo también me quedé de piedra, ¡¡hasta que punto se puede agudizar el ingenio para hacer negocio o para no pasar hambre!! depende desde donde se vea.
Bicos
Fátima

Ivonne dijo...

Alguien debería investigar y ayudar a la comunidad, para ver si no es perjudicial a largo plazo a su salud. Y saber que contiene esa tierra.
Un abarzo.

Samaiaui dijo...

Cuando me topé con la noticia de Las "galletas de barro" me quedé alucinada, pero ayer haciendo untrabajo de caracoles con mi hijo, leímos que éstos comen piedrecillas de calcio como aporte de su dieta. A lo mejor en pequeñas dosis, no hacen tan mal estas señoras en tomar minerales así, no? . Lo bueno es que no comen sólo tierra, si no que la añaden a la comida. Bueno...
un abrazo y gracias por esta arenosa noticia.

Te puede interesar

Related Posts with Thumbnails

Por ahora nos siguen...


Árbol Babobab de Madagascar (Foto de Viaje a Africa)

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias
(Marzo 2009)

Concedido por Ong Mediterránea (Marzo 2009)

Concedido por Cristina y Diego desde "Mi trocito de África" (Marzo 2009)

Concedido por Bet y Marc de "Camí d'África" (Julio 09)

Concedido por Kagurafrica (Octubre 2009)