Desde diciembre de 2008 nos han visitado

Buscar este blog

sábado, 13 de noviembre de 2010

Quince euros para llenar una boca

 
¿Qué se puede hacer con quince euros? Quizá comprar para comer un par de días, como mucho, o adquirir un par de camisetas o unos pantalones en una tienda económica. Pero con ese dinero es imposible sobrevivir un mes. «Nosotros no, pero ellos sí», garantiza ilusionada Marifelic Álvarez que señala la foto de un niño africano que carga un saco de trigo sobre la cabeza. Ella es una de las vocales de Acción Baobab, una 'oenegé' que nació hace cinco meses en Cartagena para ayudar a los niños malgaches (nativos de Madagascar).
 
 
La hermana de Marifelic, Amparo, es la creadora de la organización. «Ella vive en Madagascar y no podía soportar ver la realidad del país, así que se puso en contacto con FAMI, otra 'oenegé', y nos han ayudado a crear Acción Baobab y a desarrollar nuestro primer proyecto», resume Marifelic Álvarez.
 
Tras meses de esfuerzo, los creadores de esta organización han conseguido alquilar una pequeña vivienda en Madagascar y convertirla en una especie de escuela con comedor social para los niños. «Alquilamos una pequeña vivienda y la acondicionamos como Casa de los Niños. Allí se enseña a leer y a escribir desde los 2 a 12 años y luego se les da de comer», explica mostrando fotos de los pequeños en la sala de la vivienda.
 
Lo que más les ha hecho sufrir desde que crearon la organización es «no poder acoger a todos los pequeños de allí y pensar que puede que no consigamos la ayuda necesaria para continuar nuestra labor. Y eso que con quince euros come una criatura de estas durante un mes», comenta Álvarez.
Ahora mismo cien niños, en turnos de mañana y tarde, van a formarse a la vivienda. «Les hacen fiestas a todo. Llegan hambrientos. Como son tantos en casa, si ellos comen en La Casa de los Niños, sus padres ya no les echan comida en el plato... Y mi hermana me contaba que se le encoge el corazón de ir a diario y encontrarse a familias que esperan en la puerta para ver si pueden comer...», relata la hermana de la creadora de la organización dando a entender que su proyecto ya se les ha quedado pequeño y que toda ayuda es poca.
 
El primer helado
Hay una leve pausa en la conversación y Marifelic continúa pasando las hojas del álbum de fotos que ha creado con el material que recibe. Se detiene en una fotografía que habla por sí sola. En ella, aparecen varios menores de diez años. Sonríen a la cámara y levantan sus manos. En ellas sostienen helados. «Estaban celebrando algo y a mi hermana se le ocurrió congelar los yogures que tenían en la nevera. Era la primera vez que esos niños se tomaban un polo», afirma, «y fíjate con qué poco son felices», añade Marifelic.
 
Acción Baobab es todavía una 'oenegé' muy familiar. Los primeros meses ha funcionado con el 'boca-oreja'. «Familia, amigos, conocidos... hemos recurrido a todos. También hemos tenido pequeñas donaciones y eso se agradece», asegura la vocal. 
 
Pero la organización avanza poco a poco pero con paso firme. Si este año han conseguido alimentar a cien niños, el año que viene quieren atender a los cien que a diario se concentran en la puerta del centro, y dentro de unos años Marifelic está convencida de que «conseguiremos acoger también a las madres gestantes. Ya que todo el problema de la malnutrición empieza ahí. Nuestra idea es enseñar también a las madres a cuidar a los bebés. Pero vamos poco a poco».
 
Texto: Rocío González
Fuente: La Verdad.es
 

1 comentario:

Mª Mercè dijo...

Otra luz de esperanza que se enciende en África.

Les deseo mucha fuerza y coraje!

Te puede interesar

Related Posts with Thumbnails

Por ahora nos siguen...


Árbol Babobab de Madagascar (Foto de Viaje a Africa)

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias
(Marzo 2009)

Concedido por Ong Mediterránea (Marzo 2009)

Concedido por Cristina y Diego desde "Mi trocito de África" (Marzo 2009)

Concedido por Bet y Marc de "Camí d'África" (Julio 09)

Concedido por Kagurafrica (Octubre 2009)