Desde diciembre de 2008 nos han visitado

Buscar este blog

martes, 12 de abril de 2011

La alianza Sarkozy-Ouattara: ¿el comienzo o el final de Costa de Marfil?

Mientras algunos ya califican al nuevo presidente de Costa de Marfil Alassane Ouattara como "el libertador" otros sin  embargo continúan tachándolo de "títere" cuyos hilos son manejados desde el Elíseo por el propio Nicolás Sarcozy. La intervención de las fuerzas francesas en la detención del presidente saliente marfileño, Laurent Gbagbo y su familia ayer en Abidjan, han provocado multitud de reacciones después de que las imágenes del arresto dieran la vuelta al mundo, ante muchas críticas por su difusión por televisión.


Militares pro-Alassane se fotografian con la mujer de Gbagbo tras su detención

A mediodía hora local miembros de las FRCI (Fuerzas Republicanas de Costa de Marfil) entraban en la residencia presidencial usando gases lacrimógeno, accedían al interior del bunker y se encontraban a Gbagbo en su despacho a la espera del desenlace de esta crisis que se prolongó durante 4 meses y que ha supuesto un gravísimo retroceso para Costa de Marfil.
"No dispareis" estas fueron las primeras palabras del presidente saliente a los militares de Ouattara que procedieron a su arresto, asi como a la detención de su esposa, la madre de Gbagbo, otros miembros de su familia y cargos políticos de su gobierno. Los militares tenían órdenes expresas de proteger la integridad de Gbgabo y evitar que pudiera sufrir algún atentado, así que le colocaron un chaleco antibalas y lo sacaron del bunker protegido hasta el interior de un 4x4 en el que lo trasladaron al Hotel du Golf, convertido en el cuartel general de Alassane Ouattara desde finales de noviembre de 2011.

Su mujer y los demás detenidos también fueron trasladados al hotel donde partidarios de Alassane los recibieron con insultos, golpes e inclusos tirones de pelos. Simone Gbgabo, que hasta ahora era considerada como uno de los personajes más duros y radicales de la política de Gbagbo, aparecía ayer como una mujer superada por la situación obligada a escuchar frases como "¡¡Bruja, bruja, eres miembro del escuadrón de la muerte!!".
A sus 65 años este profesor de historia apodado como "Boulanger (panadero)" aparecía ayer abatido y derrotado tras un intenso ataque que durante días soportó en el interior del bunker de la residencia presidencial. A su lado su mujer Simone Gbagbo se mostraba seria y con los ojos cerrados, esta creyente evangelista rezaba por ella y por los suyos. Uno de sus hijos le ayudaba a asearse ante las cámaras de televisión y a cambiarse la camisa para parecer más presentable.
Alassane aseguraba públicamente que defendería la integridad de Gbagbo para evitar que sufriera cualquier percance y tuviera derecho a un juicio digno.


Celebración
En los barrios considerados bastiones de Ouattara la población civil salía a la calle para celebrar el arresto de Gbagbo el final de la crisis política que ha sufrido el país y el pueblo marfileño. Coches y taxis circulaban portando banderas y haciendo sonar los cláxons.
"Es increible que un único individuo haya podido causar tanto daño y tantas muertes en cuatro meses. Un único hombre por su testarudez y su negativa a ceder el poder", decía un militar de Alassane.
 
Traslado de militares pro-Gbagbo detenidos.

El panorama era bien distinto en los barrios pro-Gbgabo como Yopougon  donde sus partidarios armados se situaban en las calles principales temiendo la represión de la entrada de los militares de las FRCI y disparando al aire dejando patente que no se rendían a pesar de la detención de su líder.

Los actos delictivos, los pillajes, los saqueos, las barricadas y los cadáveres amontonados en las cunetas siguen siendo sin embargo la escena habitual de la ciudad de Abidjan a pesar de que supuestamente el país ha comenzado una nueva etapa política democrática y en paz. Pero el odio y las diferencias entre la población partidaria de ambos bandos sigue latente y lo hará por mucho tiempo, con el peligro que supone que numerosos grupos de civiles armados se mueven sin obstáculo alguno por cada uno de los barrios de la ciudad con el amparo de los militares pro-Ouattara.


"Los militares de Gbagbo campan a sus anchas, sin que nadie los frene. Son ejecutores y asesinos de civiles, entran en las casas, se llevan electrodomésticos y coches, buscan a los partidarios de Gbagbo y los arrestan, estas son las fuerzas militares que controlan ahora el país", asi hablaba con miedo un vecino de Abidjan.
Estos actos quedaron demostrados incluso ayer cuando mezclándose con las celebraciones de alegría por la detención del ex presidente, un grupo de las FRCI entraba en la residencia de Gbagbo prendiendo fuego, arrasando con las pertenencias y bienes e incluso bebiendo vino y champagne.Una imagen vergonzosa del ejército que actualmente controla el país y que debería de ser ejemplo para los demás marfileños.

(Podeis verlo en este video)

Alassane Ouattara anunciaba ayer que Costa de Marfil debe permanecer unida y aseguraba a los marfileños que su gobierno comenzará a trabajar para restaurar la democracia y sacar al país de la crisis. Pero a pesar del mensaje son muchos los que consideran que Alassane no cuenta con un gobierno fuerte capaz de desempeñar el difícil papel de presidente de un país que hay que reconstruir y cuya sociedad está totalmente fracturada.

Sin apenas servicios públicos, con imágenes caóticas y con una actividad económica prácticamente nula, Abidjan con casi 6 millones de habitantes tendrá que someterse a una reconstrucción integral que permita al nuevo gobierno poner en marcha al país entero.

Intervención francesa
La intervención militar francesa en la crisis marfileña no ha sido bien vista por todas las partes. Los partidarios de Gbagbo la califican de "atentado e intrusismo", mientras desde algunos gobiernos europeos han pedido explicaciones al Elíseo sobre el papel desempeñado por los militares de Sarkozy a lo largo de las últimas semanas.

En un principio las noticias apuntaban a miembros de La Licorne (Base militar francesa en Abidjan) como protagonistas del arresto de Gbagbo, pero poco después desde Paris ya intentaron aclarar que habína sido los soldados de Ouattara los que habían conseguido entrar en el bunker de Gbagbo. Quizás esta maniobra mediática de última hora responde al temor de Sarkozy de que desde la ONU y la UE le pidan demasiadas explicaciones y responsabilidades sobre los acontemientos.

El papel de las fuerzas militares francesas no del todo impecable después de que algunos de sus miembros ocuparan ilegalmente la sede de la Dirección Nacional del Banco Central de Costa de Marfil, así como la Comisión Bancaria y la Bolsa Regional. En esta acción han sido incluso acusados de hacerse ilegalmente con fondos del estado marfileño. Estos hechos fueron incluso ayer criticados y tachados de inaceptables por el Ministero de Finanzas francés. Los opositores a esta intervención y partidarios de Gbgabo  ya se manifestaban en Paris protagonizando enfrentamientos contra los gendarmes franceses y con el resultado de varios heridos.
Pero para la labor de reconstrucción del país Alassane cuenta desde hoy con el incondicional apoyo del gobierno Sarcozy, que ya anunciaba esta mañana que Francia aportará 400 millones de euros para constribuir a la puesta en marcha de Costa de Marfil y conseguir la reconciliación del país.
El barrio de Abobo es el más castigado por los enfrentamientos

Los partidarios de Gbagbo ven en esta ayuda una nueva maniobra del gobierno galo que no quiere soltar las riendas colonialistas de uno de los países más ricos del continente africano y asegurarse asi la explotación de sus recursos naturales por muchos años. Los pro-Gbagbo ya anuncian el comienzo de una segunda ocupación colonialista que desde ayer Francia mantendrá durante bastante tiempo escudándose en la necesidad de su presencia para garantizar la democracia en Costa de Marfil.


La presencia en los puertos de Abidjan, San Pedro y Sassandra asi como del aeropuerto de Abidjan de las fuerzas militares francesas es otra muestra de este control exterior sobre Costa de Marfil. La exportación del cacao, principal fuente de ingresos del país, se reanudará en los próximos días gracias a la intervención francesa, sin embargo muchos marfileños ya alertan de que las propias fuerzas galas se han adueñado de la actividad comercial y que aprovecharán la coyuntura para conseguir un importante beneficio economico para Francia. Quizás este sea el pago de los 400 millones de ayuda que Sarkozy garantiza a Alassane, mientras cientos de agricultores marfileños no han cobrado nada de las últimas cosechas almacenadas desde hace semanas en los puertos del país.

El fallido diálogo interno marfileño para solucionar la crisis y limar asperezas entre Gbagbo y Alassane ha desencadenado en esta inusual situación en la que sin duda las víctimas son los propios marfileños, muchos expectantes sobre el futuro de Gbagbo y el nuevo gobierno que llevará las riendas del país durante los próximos 5 años.

No hay comentarios:

Te puede interesar

Related Posts with Thumbnails

Por ahora nos siguen...


Árbol Babobab de Madagascar (Foto de Viaje a Africa)

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias
(Marzo 2009)

Concedido por Ong Mediterránea (Marzo 2009)

Concedido por Cristina y Diego desde "Mi trocito de África" (Marzo 2009)

Concedido por Bet y Marc de "Camí d'África" (Julio 09)

Concedido por Kagurafrica (Octubre 2009)