Desde diciembre de 2008 nos han visitado

Buscar este blog

martes, 28 de febrero de 2012

Un "milagroso" pastor promete una cura contra el Sida en Tanzania

Ambilikile Mwasapile, el “sanador milagroso”, es un pastor luterano retirado que se ha convertido en una peligrosa sensación por inventar un líquido a base de hierbas que promete la cura de casi cualquier enfermedad crónica. Rehema Msigala no ha pegado ojo, pero el cansancio no le impide abrirse paso entre la multitud para conseguir un puesto en primera fila para ver al anciano envuelto en la leyenda.

Después de acampar toda la noche tras un viaje de 500 millas (804 km), es una de los miles de personas que se han reunido en esta remota aldea cerca de la frontera entre Tanzania y Kenia, a la espera de que aparezca Ambilikile Mwasapile, el “sanador milagroso” de 76 años de edad de Loliondo.

Conocido como “Babu”, o “abuelo” en swahili, el pastor luterano retirado se convirtió en una sensación a  finales de 2010 cuando comenzó la distribución de un medicamento líquido a base de hierbas que dice que cura casi cualquier enfermedad crónica, como la diabetes, el cáncer y el VIH/sida.

Desde entonces, según dicen los funcionarios locales, ha tratado a casi 4 millones de visitantes, atraídos por los cuentos de curaciones milagrosas que se han extendido a todos los rincones de África oriental.

Justo después de las 7 de la mañana, después de deambular por la puerta de su casa con techo de paja, Mwasapile volvió a contar una versión de su famosa narración. Como dijo a la multitud, Dios vino a él en una serie de sueños, reveló el curandero, y le instruyó para comenzar a sanar en Loliondo.

“Sólo debes beber una taza”, advirtió. “Si lo llevas a casa para dárselo a un paciente enfermo, será veneno”.

Incluso para los jóvenes y en forma, la peregrinación aquí no es fácil.  Ubicado en el pueblo azotado por el viento de Samunge, el asentamiento de Mwasapile está a casi 100 millas (160 km) de distancia de la carretera pavimentada más cercana.

Como los vehículos de cuatro ruedas de doble tracción no pueden llegar, muchos hacen el viaje en minibuses abarrotados en mal estado, llegando cansados, doloridos y cubiertos de polvo. Hasta hace poco, la línea de vehículos que entraban en el pueblo serpenteaba por kilómetros. De acuerdo con las autoridades locales, al menos 50 personas han muerto durante la travesía.

En estos días, los vehículos están llegando en menor cantidad, pero la polémica sigue rodeando a Mwasapile. A pesar del frenesí de Loliondo, la hierba que es el núcleo central de la curación de Mwasapile es común en gran parte de África.


Conocido en swahili como mugariga, o por los taxonomistas como “Carissa edulis”, es un arbusto de hoja verde que ha sido utilizado durante mucho tiempo por la población local maasai y sonjo para tratar enfermedades tan diversas como la diarrea, las enfermedades venéreas y el paludismo.

En marzo, el Instituto Nacional de Investigaciones Médicas de Tanzania publicó los resultados de un estudio que concluyó que la dosis de la taza de Babu es segura, aunque no respaldó la bebida como una “cura”.

La investigación ha demostrado que "Carissa edulis" puede tener un efecto terapéutico en una variedad de dolencias, incluso el herpes simple, una infección oportunista que comúnmente afecta a las personas con VIH/sida.

Un estudio realizado en 1996 por la Universidad de Alejandría en Egipto encontró que el tratamiento con Carissa edulis reducía temporalmente los niveles de glucosa en sangre en ratas diabéticas, un fenómeno relatado por los numerosos visitantes diabéticos a Babu.

Aunque la planta puede proporcionar un alivio de las dolencias crónicas, los profesionales médicos tanzanos entrevistados por nuestra publicación dicen que todavía no han visto ningún caso de curación confirmada.

Por el contrario, según dice Aisha Ahmed, un médico con sede en Dar es Salaam, la capital comercial del país, un viaje a Loliondo a menudo puede empeorar las cosas.

A raíz de las palabras de Mwasapile, la mayoría de los pacientes insiste en que no es la taza en sí lo que cura, sino el poder de Dios que se vierte en la taza a través de Babu.

Con el proceso de curación como un acto de fe, muchos asumen que la cura va a funcionar y dejan de tomar los medicamentos que les han prescrito anteriormente - a menudo con graves consecuencias.

"Muchos de los pacientes con VIH vendrán después de visitar Babu para volver a someterse a las pruebas", explica Ahmed. "Cuando el resultado es positivo, tenemos que consolarles de nuevo. Se sienten decepcionados, están frustrados". 

"Muchos de ellos han abandonado su tratamiento y probablemente han practicado sexo sin protección”, lamenta.

A pesar de su desaprobación, Ahmed no condena explícitamente la operación de Mwasapile. Por el contrario, presenta la sensación de Loliondo como una preocupante consecuencia de una crisis más amplia del sistema de salud nacional.

"Como no pueden permitirse pagar el tratamiento, incluso en los hospitales públicos básicos", explica, "los más pobres de Tanzania se basan principalmente en los curanderos tradicionales o incluso en supuestos predicadores o practicantes de la brujería".

La creencia en lo sobrenatural ha llevado a otras modas infaustas. En un ejemplo particularmente horrible, decenas de albinos son asesinados en Tanzania cada año debido a que los brujos codician su piel y las partes de su cuerpo para hacer pociones que muchos creen que les traerán riqueza y buena fortuna.

Aunque muy lejos de los asesinatos rituales, los críticos de Mwasapile defienden que su “cura” puede ser igual de mortal. Aunque el Gobierno de Tanzania se ha mantenido impasible, las autoridades de la vecina Kenia han condenado la operación.

En marzo de 2011, el ministro keniano de Salud Pública de Beth Mugo pidió la detención de Mwasapile basándose en que había engañado al público.

"Centros de tratamiento antirretroviral en Kenia han informado de muertes de pacientes que suspendieron el tratamiento después de visitar Loliondo", explicó Alloys Orago, director del Consejo Nacional de Control del sida de Kenia, en julio de 2011.

También advierte que la omisión de las dosis de antirretrovirales podría extender un cordón resistente a los fármacos contra el VIH y erosionar los logros ya alcanzados en la lucha contra el VIH/sida”.

Texto: Jon Rosen, Loliondo (Tanzania)
Fuente: La Información.com

1 comentario:

Txolarte dijo...

Ya conocemos éste triste camino de herrumbre de los iluminados. En nuestra cultura,la cual denominamos como avanzada todavía,podemos poner cientos de ejemplos,en el fondo con la misma praxis inmoral.
En cierta ocasión coincidí con un cooperante, que me decía.
Muchas veces no nos damos cuenta que un trozo de arpillera en una ventana, puede evitar o disminuir muchas enfermedades.
No lo comentaba como un logro, ni como un procedimiento infalible,solo trataba de explicarme, la dificultad para conseguir unos metros de arpillera.

Te puede interesar

Related Posts with Thumbnails

Por ahora nos siguen...


Árbol Babobab de Madagascar (Foto de Viaje a Africa)

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias
(Marzo 2009)

Concedido por Ong Mediterránea (Marzo 2009)

Concedido por Cristina y Diego desde "Mi trocito de África" (Marzo 2009)

Concedido por Bet y Marc de "Camí d'África" (Julio 09)

Concedido por Kagurafrica (Octubre 2009)