Desde diciembre de 2008 nos han visitado

Buscar este blog

martes, 28 de agosto de 2012

Otra mujer condenada a muerte en Sudán por adulterio


El 10 de julio Layla Ibrahim Issa Jumul fue condenada a muerte por lapidación acusada de adulterio tras un juicio en el que no tuvo acceso a un abogado y su sentencia condenatoria se basó únicamente en su confesión. Layla se encuentra en prisión encadenada con grilletes junto con su hijo pequeño de seis meses esperando a que se ejecute su sentencia.

Esta ejecución violaría la propia Constitución de Sudán, que prohíbe la pena de muerte para mujeres embarazadas o lactantes hasta los dos años de lactancia.

Es el segundo caso en los últimos meses, tras el de Intiisar Sharif Abdallah, que quedó finalmente en libertad.

Los casos de Layla Ibrahim Issa Jumul y de Intisar Sharif Abdallah tienen varios puntos en común: se trata de mujeres, madres jóvenes, que provienen de entornos marginales, y que no eran conscientes de sus derechos ni de la gravedad de los cargos contra ellas. Ambas fueron juzgadas sin representación legal, una violación flagrante del derecho a un juicio justo. Finalmente, la sentencia de Intisar Sharif Abdalla fue revocada y quedó en libertad. La acción puesta en marcha por Amnistía Internacional en internet para detener su ejecución sumó 80.000 firmas.

Una acción que puede salvarle la vida
Amnistía Internacional ha abierto una acción urgente en Internet para tratar de detener esta lapidación de esta mujer de 23 años. Esta organización es contraria a la pena de muerte en cualquier circunstancia y a todos los métodos de ejecución. En este caso, la lapidación, concebida para causar a la víctima un gran dolor antes de matarla, es una violación de la prohibición de la tortura contenida en el Pacto y en la Convención contra la tortura de la que Sudán es signatario.

Además, Amnistía Internacional también se opone a la criminalización de las relaciones sexuales consentidas entre adultos y considera a las personas detenidas por esta razón como presas de conciencia.

miércoles, 15 de agosto de 2012

Los criminales el apartheid hacen fortuna en Somalia


Río revuelto en busca de pescadores. Según un informe hecho público por Naciones Unidas, el Gobierno sudafricano se muestra incapaz de contener el creciente (y polémico) papel que juegan las compañías de seguridad locales (muchas de ellas, herederas directas del régimen del apartheid) en Somalia.

En el estudio, se denuncia cómo estos profesionales de la guerra suministran armas a las milicias encargadas de la defensa de Mogadiscio, pese al embargo que impera en el país africano desde 1992, así como ofrecen capacitación técnica a las tropas.

Precisamente, en enero pasado, la ONU ya lamentaba la falta de participación del «país del arco iris» en un informe encaminado a investigar las violaciones de derechos humanos cometidas por parte soldados de fortuna sudafricanos durante el conflicto de Libia.

«En las últimas dos décadas, Sudáfrica se ha convertido es el caldo de cultivo de mercenarios para los conflictos regionales», aseguraba recientemente Sabelo Gumedze, del Instituto de Estudios de Seguridad de la capitalina Pretoria.

Para el analista, pese a que estos actores no estatales juegan un papel cada vez más importante en los conflictos internacionales, su impacto a largo plazo en la política exterior todavía es desconocido.

Éste es el caso de «Saracen International», a quien en mayo de 2010 el Ejecutivo de Somalia ofreció una contrata para «capacitar a las tropas, combatir la piratería y luchar contra el terrorismo islamista».

¿Entre los principales beneficiarios del acuerdo? Nombres de infame pasado como Lafras Luitingh -director de operaciones de la compañía- y que durante el apartheid formó parte de la Oficina sudafricana Civil de Cooperación, una fuerza seguridad famosa por matar a opositores al Gobierno.


O «Bancroft Global Development», compañía estadounidense compuesta en el terreno por cerca de 40 exmilitares sudafricanos (como no) franceses, norteamericanos y escandinavos y que, solo en el periodo 2010-2011, ingresó cerca de siete millones de por entrenar entrenar a las tropas que combaten a la milicia islamista de Al Shabab.

El caso del mar, infame
«A día de hoy, la mitad de los buques que navegan por aguas del Índico utilizan seguridad privada para garantizar su protección. Hace un año tan solo era el 25%», aseguraba recientemente a ABC Andrew Mwangura, coordinador del Programa de Asistencia a Marineros para el Este de África. Y es que el dinero llama al dinero.

Frente a los 170 millones de dólares en rescates que generó la piratería en 2011, la Asociación de Seguridad de la Industria Marítima (Sami) estima que más de 200 empresas de seguridad operan contra los bucaneros en la costa de Somalia (cerca de un 80%, británicas, no obstante).

Fuente: ABC
Texto: Eduardo S. Molano

sábado, 11 de agosto de 2012

El pozo subterráneo que calmará la sed de Namibia


Una fuente de agua recién descubierta en Namibia podría tener un gran impacto en el desarrollo del país más seco del África subsahariana. Los cálculos sugieren que el acuífero podría abastecer al norte del país durante 400 años al ritmo actual de consumo.

Los científicos dicen que el agua está allí desde hace 10.000 años, y es más limpia que la de muchas fuentes modernas. Sin embargo, hay preocupaciones sobre perforaciones no autorizadas que pudieran amenazar el nuevo suministro.

Las 800.000 personas que viven en el norte de Namibia dependen para su agua potable de un canal de 40 años por el que llega el escaso recurso desde el otro lado de la frontera con Angola. Durante la última década, el gobierno de Namibia ha estado tratando de hacer frente a la falta de un abastecimiento sostenible en sociedad con investigadores de Alemania y otros países de la Unión Europea.

Ahora han identificado un nuevo acuífero llamado Ohangwena II, que fluye bajo el límite entre Angola y Namibia. En el lado namibio de la frontera, cubre un área de aproximadamente 70km por 40 km.

Según el director del proyecto, Martin Quinger, del Instituto federal para la geociencia y los recursos naturales de Alemania (BGR), es una masa de agua substancial. 'La cantidad de agua almacenada igualaría el actual suministro durante 400 años de esta área en el norte de Namibia, en la que vive un 40% de la población nacional'. 'A lo que aspiramos es a un suministro sostenible de agua, para que extraigamos solamente la cantidad que se está recargando. Lo que podemos decir es que la inmensa cantidad de agua almacenada siempre será suficiente para un área que es únicamente abastecida por aguas superficiales'.

Esta región depende de dos ríos para su suministro de agua. Pero esto ha restringido el desarrollo agrícola de áreas cercanas a estas fuentes de agua. Quinger señala que el nuevo acuífero tiene gran potencial para cambiar la naturaleza de la agricultura en la región.

'Para el suministro de agua rural, será muy adecuada para irrigación y almacenamiento de agua; las posibilidades que se nos abren con este recurso alternativo son bastante masivas', explica.

Además de proveer una nueva fuente para la agricultura en una región, el acuífero aumentará los suministros existentes de agua potable. Quinger afirma que el agua descubierta puede tener 10.000 años, pero aún así, es buena para beber.

'Si el agua ha pasado 10.000 años bajo tierra, significa que fue recargada en una época en que la contaminación ambiental todavía no era un problema, de manera que, en promedio, puede ser mucho mejor que el agua que se filtra en ciclos de meses o años'.

La presión natural bajo la que está el agua quiere decir que es fácil y barata de extraer. Pero, debido a que encima hay un acuífero salado más pequeño, habría la posibilidad de que una perforación no autorizada pudiera amenazar la calidad del agua. Martin Quinger señala que la perforación desordenada del acuífero podría ser peligrosa.

'Si la gente no cumple con nuestras recomendaciones técnicas, podría crear un atajo hidráulico entre los dos acuíferos, que haría que el agua salada de arriba contaminara a la de abajo, o viceversa'.

Una de las ventajas más grandes del nuevo acuífero podría ser para ayudar a la gente a enfrentar el cambio climático. Los investigadores calculan que podría actuar como un almacenaje natural para hasta 15 años de sequía. Además de identificar la nueva fuente de agua, un objetivo clave de los investigadores es desarrollar la capacidad entre jóvenes namibios de administrar los recursos de agua de su país antes de que se agoten los fondos de la Unión Europea.

Fuente: El Nacional

martes, 7 de agosto de 2012

Del genocicio de Ruanda a abanderado olímpico


Del genocio de Ruanda a Londres: Adrien Niyoshuti tiene 25 años. Hace 18 iba de escondite en escondite. Para huir de la masacre que mató a 800.000 personas en Ruanda. La guerra entre Hutus y Tutsis acabó con el 10% de la población. Entre ellos, sus seis hermanos.


De esa época, Adrien, que en Londres buscará una medalla en Mountain Bike, guarda una cicatriz en la pierna. “Yo no sé muy bien lo que pasó en 1994, era muy joven. No sé explicarlo. Recuerdo que mis padres vinieron a buscarme y me dijeron: ‘vienen hacia nuestro poblado. Tenemos que movernos de aquí’. Nos escondimos en unos arbustos. Hasta que nos dimos cuenta, una semana después, de que seríamos los siguientes en ser asesinados”, ha contado Niyoshuti en una entrevista en ‘Sport Illustrated’.

“Para no morir, tenías que ponerte a correr. Tal cual. Mi padre me dijo: ‘ve, corre hacia otro sitio’. Empecé a correr. La cicatriz que tengo en la pierna es de aquel periodo. Me puse a correr y no sé lo que pasó después. Perdí a mi familia, a mi abuelo y a mis seis hermanos. Después de aquello, el genocidio terminó”.

Ahora corre en bici. Gracias a Tom Ritchey –pionero en la construcción de bicicletas de montaña- que se trasladó en 2006 en Ruanda y montó una carrera en Kibuye. Hasta aquel entonces las bicis allí se usaban para transportar hortalizas, productos de la huerta. La mayoría ni siquiera llevaban frenos.

“Estoy feliz pero no me siento una persona especial. De Ruanda somos siete atletas”, dijo ayer Niyoshuti después de la ceremonia. Pero sí pidió un esfuerzo para que la gente empiece a mirar a Ruanda bajo otra lupa. “Me gustaría que el mundo mirara a mi país pensando solo en el deporte. Todos siguen acordándose del genocidio, es lo primero que se les viene a la cabeza. Pero eso pasó hace 18 años…”.

Fuente: El Pais

Te puede interesar

Related Posts with Thumbnails

Por ahora nos siguen...


Árbol Babobab de Madagascar (Foto de Viaje a Africa)

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias
(Marzo 2009)

Concedido por Ong Mediterránea (Marzo 2009)

Concedido por Cristina y Diego desde "Mi trocito de África" (Marzo 2009)

Concedido por Bet y Marc de "Camí d'África" (Julio 09)

Concedido por Kagurafrica (Octubre 2009)