Desde diciembre de 2008 nos han visitado

Buscar este blog

lunes, 28 de enero de 2013

Destinan 2.500 euros para material sanitario en Camerún

El Ayuntamiento de Villanueva de la Serena y la Orden de Carmelitas Misioneras Teresianas han firmado un convenio de colaboración por medio del cual el Consistorio aportará una subvención de 2.500 euros a dicha Orden para contribuir a la financiación de los programas para el desarrollo que estas religiosas vienen desarrollando en la actualidad. 


El convenio firmado tiene vigencia durante el presente ejercicio económico y va a permitir desarrollar el proyecto que tiene esta Orden de Carmelitas de equipamiento de diverso material sanitario en Camerún. El Ayuntamiento villanovense da este apoyo económico dentro del ámbito de sus competencias de fomento del desarrollo humano y social de las personas más desfavorecidas, independientemente de que se encuentren o no en el ámbito territorial más próximo.

De esta forma, se apoya el trabajo que la Orden realiza en Camerún y que se basa en mejorar las condiciones sanitarias de este país africano. Un convenio que se renueva, ya que en anteriores años también se ha llevado a cabo y ha permitido que esta Orden pueda llevar a cabo distintas actuaciones encaminadas a la mejora de las condiciones sanitarias de las personas que atiende en Camerún. Mientras que el año pasado la aportación fue de 3.000 euros, en el 2010 fue de 4.000 euros.

Estas monjas, con las que colabora la doctora Juliana Cabrera, regentan desde hace años en el país africano un centro de salud y una maternidad con camas para las parturientas y hospitalización de enfermos. En concreto, ahora el trabajo se centra en el desarrollo del proyecto de equipamiento de diverso material sanitario, imprescindible para cubrir las necesidades básicas de la población con la que trabaja esta Orden.

Fuente: Hoy.es

jueves, 24 de enero de 2013

Zambia prohibe la caza deportiva de leones


El Ejecutivo de Zambia ha prohibido la caza deportiva de leones y otras especies de felinos en peligro de extinción, como los leopardos.

Según la ministra de Turismo, Sylvia Masebo, Zambia gana cerca de tres millones de dólares (2,3 millones de euros) anuales por los safaris de caza de animales salvajes, una cifra demasiado pequeña para continuar reduciendo la vida salvaje del país.


«¿Por qué tenemos que perder nuestros animales por tres millones de dólares anuales? Los beneficios que obtenemos de las visitas turísticas son mucho mayores», ha subrayado Masebo.

En estos momentos, el número de leopardos en el país se desconoce; frente a la cifra de leones, que se estima no excede los 4.500. En todo el continente africano hay entre 20.000 y 30.000 leones, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

La medida de Zambia se ha producido después de que Botsuana decidiese prohibir todo tipo de prácticas de caza deportiva a partir de 2014 y así poder promocionarse como un destino turístico. En Kenia, tal práctica ya se prohibió hace varias décadas.

Hace dos semanas, las autoridades zambianas suspendieron 19 concesiones de caza y despidieron al director general de la Autoridad de Vida Silvestre de Zambia, tras ser acusado de corrupción y falta de transparencia.

Fuente: ABC.es

domingo, 20 de enero de 2013

La guerra en la República Centroafricana, el segundo país más pobre del mundo


Escribo estas líneas desde el pueblo de mi mujer, en el Norte de Uganda, donde por fin he conseguido una conexión a internet medio decente. Desde que salí de Obo, en la República Centroafricana, el pasado 20 de dicieacontecimientos que se suceden allí en cascada y que son una guerra en toda regla que amenaza con desestabilizar toda la zona de países de África Central. Centroáfrica es un país del que los medios de comunicación internacionales suelen hablar muy poco, y menos aún los españoles. En estas líneas intento explicar lo que sucede desde primeros de diciembre.

Fue por aquellas fechas cuando cuatro grupos rebeldes formaron una coalición a la que bautizaron con el nombre de “Seleka” (“alianza”, en lengua Sango). Se trata de la Convención de Patriotas por la Justicia y la Paz (CPJP), la Unión de Fuerzas Democráticas para el Reagrupamiento (UFDR), el Frente Democrático del Pueblo Centroafricano) y la Convención Patriótica de Salvación del Kodro (CPSK). Varios de estos grupos habían firmado acuerdos de paz con el gobierno hacía pocos años y tomaron como pretexto su incumplimiento por parte de las autoridades del país para lanzar una ofensiva militar. El 10 de diciembre conquistaron tres localidades del norte: Ndele, Sam Ouandja y Ouadara y pocos días después entraron en el importante centro diamantífero de Bría. El ejército nacional (conocido como Fuerzas Armadas Centroafricanas, o FACA), apenas opuso resistencia. Lo que al principio parecía una revuelta confinada a algunas zonas del norte pronto se convirtió en una ofensiva bien coordinada que ocupó una ciudad tras otra: Batangafo, Bambari, Kagabandoro… El pasado 29 de diciembre el pánico se apoderó de los habitantes de Bangui, cuando Seleka anunció que había tomado la ciudad de Sibut, a unos 150 kilómetros al norte de la capital.

Para poner las cosas en contexto, hay que pensar que la República Centroafricana está considerado como el segundo país más pobre del mundo. Las tasas de desnutrición infantil y de mortalidad materna son alarmantes, abundan los desplazados internos y los refugiados en otros países y su crecimiento económico es nulo. Sin embargo, el país –bendecido por inmensos bosques tropicales y abundantes ríos- tiene grandes riquezas minerales de oro, diamantes y uranio, que serían más que suficientes para ofrecer un nivel de vida aceptable a sus apenas cuatro millones de habitantes, que ocupan un territorio algo más grande que Francia. La causa de este contrasentido hay que buscarlo en la historia reciente de Centroáfrica, que desde su independencia en 1960 ha sido una sucesión interminable de golpes militares, motines y rebeliones, en algunos casos teledirigidos por Francia, la antigua metrópolis, quien incluso durante las peores páginas de la historia de este país –como en tiempos del siniestro dictador-emperador Bokassa- supo sacar tajada de la situación.

El último de estos golpes tuvo lugar en 2003, cuando el actual presidente, el general François Bozizé, tomó el poder por la fuerza con ayuda de militares chadianos. Cinco años más tarde el gobierno, con ayuda de la comunidad internacional, organizó una conferencia nacional en la que se quiso dar cabida a todos: las autoridades, la oposición política y varios grupos rebeldes. Parecía que desde finales de 2008 el país empezaba a estabilizarse, pero detrás de una fachada de varias elecciones supuestamente democráticas Centroáfrica es una república bananera en la que gobierna una camarilla compuesta por familiares y allegados del presidente, como su sobrino Silvain, ministro de minas, destituido en junio de 2012 acusado de planificar un golpe de Estado, y su propio hijo Jean Francis Bozizé, ministro de Defensa hasta hace pocos días cuando su padre le despidió ante la ineficiencia extrema del ejército, que sólo ha demostrado saber huir en desbandada ante cualquier avance rebelde.

Si los rebeldes de Seleka no han conquistado aún la capital, Bangui, ha sido por las tropas de países de la Comunidad Económica de África Central –chadianas, gabonesas y camerunesas- que han detenido el avance de los insurgentes. Esta fuerza multinacional de estabilización se había formado en 2008 y durante la segunda mitad de 2012 habían empezado a retirarse, sólo para regresar apresuradamente. Bozizé había pedido a Francia y a Estados Unidos una intervención militar para sostener su frágil gobierno, pero ambos países se han negado, alegando que los tiempos de intervenciones coloniales se habían acabado.

El bloque regional y la Unión Africana, han advertido, además, a los rebeldes, que si llegaran a tomar el poder se encontrarían con sanciones que les convertirían en un gobierno paria. Uno de los peores temores de todos los actores políticos internacionales es la desunión que parece reinar en las filas de Seleka, y que podría desembocar en una guerra entre sus diferentes facciones si se diera el caso de que expulsaran del poder al general Bozizé. Esta falta de coordinación hace que sea difícil saber sus verdaderas intenciones: por ejemplo, el pasado 2 de enero su portavoz en París, Eric Massi, anunciaba que habían decidido detener el avance sobre Bangui para participar en conversaciones de paz en Libreville, la capital de Gabón. Pocas horas después, Armel Sayo, uno de sus jefes militares, aseguraba que no tenían ninguna intención en negociar con el gobierno centroafricano y que continuarían con su ofensiva hasta el final.

En la zona donde yo trabajo desde finales de mayo de 2012, Obo, en el Sureste del país, hay además otro grupo rebelde que campa por sus fueros: los crueles rebeldes ugandeses del Ejército de Resistencia del Señor (LRA) de Joseph Kony, quienes desde 2008 secuestran, matan y aterrorizan a una población que vive en la zona más atrasada y pobre en su ya de por sí desastroso país. Soldados ugandeses y asesores militares norteamericanos intentan combatir al LRA, que está hoy muy debilitado, pero con suficiente fuerza aún como para hacer la vida imposible a la `población de esta zona que, curiosamente, hasta la fecha no parece que sea del interés de los rebeldes de Seleka.

La República Centroafricana es un ejemplo de lo peor que puede ocurrir a una población cuando vive bajo un Estado fallido que no puede asegurar a su población, no sólo los servicios más esenciales, sino sobre todo lo más esencial, que es la seguridad. En esta historia quizás lo único esperanzador sea el papel decisivo que el bloque regional de países de África Central parece estar teniendo hasta la fecha, aunque también aquí hay interrogantes serios, ya que muchos aseguran que Chad, al mismo tiempo que envía tropas para la fuerza multinacional en Centroáfrica, estaría apoyando militarmente a los rebeldes de Seleka, con un doble juego muy poco limpio.

Espero regresar a Centroáfrica dentro de pocos días y contarles desde allí cómo evolucionan los acontecimientos. Cuando en un país en crisis uno tiene amigos queridos las cosas se siguen y se miran de manera muy distinta a cómo se contemplarían desde la frialdad de la distancia.



Fuente: Periodista Digital
Texto: José Carlos Rodríguez

sábado, 5 de enero de 2013

El conflicto de Mali a debate en el congreso español


E Ministro de Defensa, Pedro Morenés: "Seguimos considerando muy necesario mantener una postura activa hacia las iniciativas europeas en el Sahel, ya que la desestabilización de la zona amenaza directamente nuestra seguridad".

Aunque la comparecencia en el Congreso versaba sobre la participación de España en misiones en el exterior en 2012, el ministro de Defensa no perdió la oportunidad para informar a Sus Señorías de la que puede convertirse en la próxima gran misión en la que participen las tropas españolas: el Sahel y Malí como principal escenario.

La delicada situación que se vive en el norte de Malí, donde los grupos yihadistas de Ansar Dine y Muyao (Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental) se han hecho con el control del norte en el autoproclamado estado de Azawad, no pasa inadvertida en la UE que el pasado 10 de diciembre aprobó, en el Consejo de Asuntos Exteriores, el borrador de Concepto de Gestión de Crisis para una nueva misión militar que se añadiría a la civil (EUCAP SAHEL Niger) iniciada el 16 de julio.



El ministro de Defensa dio algunos detalles sobre dicha misión militar que, como se ha encargado de subrayar hasta la saciedad, "no conlleva el envío de tropas de combate":

1. Objetivo: "Proporcionar asesoramiento y adiestramiento militar a las Fuerzas Armadas de Malí, capacitándolas para participar, junto con los efectivos africanos internacionales de la CEDEAO (Comunidad Económica de Estados del África Occidental), en la recuperación de la integridad territorial del país".

2. Duración: "Tendría un mandato inicial de 15 meses".

3. Despliegue: "El Cuartel General de la misión, que estaría compuesto por unos 30 militares, se establecería en Bamako, y los centros de adiestramiento estarían en la región de Segou, situada a 250 kilómetros al noroeste de la capital, donde se emplazarían los entre 300 y 400 efectivos restantes aportados por las naciones europeas participantes", y que cuentan a Francia como país líder. Esos efectivos deberían entrenar y asesorar a unos 3.000-4.000 efectivos de las fuerzas africanas.
El ministro se encargó de subrayar que este "borrador" de misión de la UE va en paralelo con la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU 2085 (2012) del pasado 20 de diciembre "que autoriza el despliegue de la misión AFISMA (African-led international Support Mission in Mali) por un periodo inicial de un año", refiriéndose esta a la misión de los países de la CEDEAO.

El estado de la cuestión es que ahora será el Consejo Europeo quien deba aprobar el lanzamiento de la misión EUTM Mali y la designación del mando para el lanzamiento de la misión. Hay que recordar que el "esqueleto" de la misión sería muy parecido a la que ya tiene la UE en Uganda, donde adiestra a fuerzas somalíes para la estabilización del país del Cuerno de África.

Sin embargo, Morenés explicó que el contratiempo de la dimisión forzada del primer ministro Cheick Modibo Diarra, tras ser arrestado por las Fuerzas Armadas de ese país, "añaden mucha incertidumbre a la plasmación efectiva de la misión" por lo que es difícil prever cuándo y en qué forma lanzará la misión de la UE, que aún alberga esperanzas de que los dos grupos yihadistas principales, Ansar Dine y Muyao, rompan su alianza en el norte de Malí.

Más allá de la concreción de la posible aportación española, el hecho de que el ministro de Defensa concluyera su comparecencia con este tema -al que se unió el posible despliegue de un hospital de campaña en Turquía para atender a los refugiados sirios- traslada al Congreso de los Diputados un asunto, el de Malí, que dará que hablar en 2013, y mucho.

La UE trata de evitar a toda costa que ese escenario del Sahel se convierta en un nuevo Afganistán (1996-2001) desde el cual grupos próximos a Al Qaida puedan planificar y lanzar sus ataques. Un escenario a las puertas de Europa. 

Por cierto, la foto principal corresponde al autodenominado grupo yihadista Ansaru que reivindicó en un vídeo el secuestro de un ciudadano francés en el norte de Nigeria como represalia al liderazgo que el gobierno galo está llevando para lanzar la misión militar de la UE en Malí.

Fuente: ABC

Te puede interesar

Related Posts with Thumbnails

Por ahora nos siguen...


Árbol Babobab de Madagascar (Foto de Viaje a Africa)

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias
(Marzo 2009)

Concedido por Ong Mediterránea (Marzo 2009)

Concedido por Cristina y Diego desde "Mi trocito de África" (Marzo 2009)

Concedido por Bet y Marc de "Camí d'África" (Julio 09)

Concedido por Kagurafrica (Octubre 2009)