Desde diciembre de 2008 nos han visitado

Buscar este blog

martes, 15 de marzo de 2016

La primera mujer negra enóloga, emprende en Sudáfrica


"¿Qué es el vino? ¿Es una sidra o qué? Odié el primer sorbo".  Esa fue la primera reacción de Ntsiki Biyela tras haber ganado una beca para estudiar la elaboración del vino en 1998.

Ahora ella es una premiada viticultora y enóloga residente en la bodega Stellekaya en Stellenbosch, al este de Ciudad del Cabo, Sudáfrica.También es la primera mujer negra enóloga del país en una industria dominada por hombres blancos. "Estoy rodeada de hombres que me apoyan, pero en general es una lucha debido a que tienes que esforzarte el doble para demostrar lo que vales", dijo Biyela. Su vino se vende a nivel mundial, pero su principal mercado es Estados Unidos, y tiene planes de comenzar su propia marca este año.

La vida de Biyela comenzó en 1978 en un pequeño pueblo de la provincia de Kwa-Zulu Natal, donde el único alcohol que conocía era la cerveza de elaboración casera. Como sudafricana negra, Biyela sufrió la discriminación y la opresión bajo el brutal régimen del apartheid. Movida por el deseo de forjarse una mejor vida, comenzó a buscar oportunidades fuera de su poblado. "Yo quería estudiar ingeniería química, pero no pude a causa de la situación financiera," dijo.

Poco después de la abolición del apartheid en 1994, South African Airways comenzó a ofrecer becas en enología como parte de un programa para ayudar a transformar la economía del país. Biyela no dejó pasar la oportunidad. "Era el momento para estudiar y convertirme en alguien", dijo. Así que dejó a su pueblo y a su familia para seguir una carrera en la fabricación de una bebida que nunca había probado.

En la Universidad de Stellenbosch, Biyela no sólo tuvo que aprender todo sobre el vino, además tuvo que estudiar en un idioma sinónimo de la opresión, la lengua afrikaans. "Fue difícil. No sabía afrikaans, pero no tenía otra opción," dijo. Graduarse fue sólo el primer paso. Biyela todavía tenía que encontrar trabajo en una industria que no era precisamente abierta a una mujer sudafricana negra.

Fue rechazada tres veces antes de que conseguir un trabajo en lo que ella llama la "moderna" Stellekaya. Pero rápidamente encontró el éxito. Su primera cosecha en 2004 produjo un vino muy premiado.

Biyela llevó de vuelta, a su pueblo natal, una botella de esa misma añada. Durante ese viaje, su abuela Aslina probó el vino por primera vez. ¿Su respuesta? "Es agradable". Biyela ahora prepara el lanzamiento de un nuevo vino como fabricante independiente. Dejará Stellekaya y comprará uvas de los agricultores porque, por el momento, no puede costear sus propios viñedos. Pero ya tiene un nombre para la marca: Aslina.

Fuente: CNN Expansión 
Texto: Eleni Giokos

No hay comentarios:

Te puede interesar

Related Posts with Thumbnails

Por ahora nos siguen...


Árbol Babobab de Madagascar (Foto de Viaje a Africa)

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias
(Marzo 2009)

Concedido por Ong Mediterránea (Marzo 2009)

Concedido por Cristina y Diego desde "Mi trocito de África" (Marzo 2009)

Concedido por Bet y Marc de "Camí d'África" (Julio 09)

Concedido por Kagurafrica (Octubre 2009)