Desde diciembre de 2008 nos han visitado

Buscar este blog

martes, 22 de febrero de 2011

La cuenta atrás ¿para Gbagbo o para el pueblo marfileño?



Las semanas transcurren en Costa de Marfil sin apenas novedades aparentes que podamos percibir desde el exterior, sin embargo la población marfileña vive un tenso día a día en el que los enfrentamientos a pie de calle van en aumento y las manifestaciones entre los seguidores de Gbagbo y Ouattara no cesan.

La esperanza de que el “panel africano” nombrado por la Unión Africana y formado por Idriss Deby Itno (Tchad), Jikaya Kikwete (Tanzania), Jacob Zuma (Sudáfrica) y Mohamed Ould Abdel Aziz (Mauritania) pusiera fin a la situación de ruptura social y política que se vive en el país, sigue siendo una incógnita. La comunidad internacional y los dirigentes marfileños miran atentamente a los miembros del “panel africano” que estos días se han entrevistado en Abidjan con ambos candidatos a la presidencia. Los 4 líderes africanos tienen previstos encuentros además con los miembros de la Comisión Electoral, Comité Constitucional... pero las tensiones ya se han dejado entrever. Hace unos días los seguidores de Gbgabo rechazaban la presencia del presidente de Burkina Faso alegando que no era imparcial y que se posicionaba a favor de Ouattara. Ayer el presidente sudafricano era recibido de igual forma a las puertas del Hotel du Golf por los partidarios de Alassane que le dieron la bienvenida con gritos de "corrupto" al considerarlo "amigo" de Gbgabo.

Será el próximo día 28 cuando expongan con detalle las propuestas que se plantearán tanto a Gbagbo como a Ouattara después de haber barajado numerosas posibilidades como: la posibilidad de un reparto de poder, un gobierno de alternancia hasta las próximas elecciones, el nombramiento de Ouattara como presidente y Gbgabo como vicepresidente…


Lo que sí parece claro es que los miembros del panel dan por hecho que el vencedor de las elecciones es Alassane Ouattara y proponen un lugar en el nuevo gobierno para algunos de los miembros del equipo de Gbgabo. Además apuestan por una salida digna para Gbagbo, con garantías personales, el reconocimiento como exjefe de Estado, y la inmunidad judicial así como ventajas financieras. Todo ello siempre y cuando Gbagbo acepte y respete las propuestas del “panel africano”.


Mientras el toque de queda impuesto durante los fines de semana por Laurent Gbgabo en todo el país, nos ha hecho retroceder de nuevo a mediados del mes de diciembre momento en el que la situación fue la más tensa desde que comenzó la crisis marfileña.

La llamada “Revolución Anaranjada” impulsada por Ouattara y su primer ministro Soro tampoco ha servido de mucho, a pesar de que cientos de marfileños se han echado a las calles para protestar contra Gbgabo y su gobierno, reclamar que deje el poder y que ceda la presidencia a Ouattara.

La represión de las Fuerzas de Seguridad del gobierno ha frenado en gran medida lo que podría haber sido una gran manifestación. Siguiendo el ejemplo egipcio los seguidores de Alassane Ouattara pretendían echar a Gbagbo del poder, pero en este caso Costa de Marfil no cuenta con la unanimidad del pueblo, y la fractura que existe entre los partidarios de ambos líderes políticos es tal, que el país nunca podría vivir algo semejante a lo que ha ocurrido en Egipto o Túnez. El resultado: víctimas mortales a causa de los ataques con artillería pesada por parte de las fuerzas de seguridad.

 Algunos periódicos marfileños se hacían eco de que el final de Gbagbo era algo irremediable y que incluso ya habían comenzado a preparar cerca de 600 pasaportes diplomáticos para facilitar la salida de Gbagbo, su familia, los miembros de su gobierno y sus respectivas familias así como sus asesores y hombres de confianza. Pasaportes que les permitirían viajar hacia Guinea Bissau, Cabo Verde, Angola o Sudáfrica.
El cierre en cadena de los bancos más importantes establecidos en el país ha provocado una falta de liquidez entre la población marfileña que se grava día a día. Además ayer las agencias de viajes anunciaban también el cierre inminente, ya que muchos de los billetes que venden a sus clientes son electrónicos y la imposibilidad de pagar a través de las entidades bancarias no permite emitirlos. 
Además las dificultades que tiene el gobierno de Gbagbo para pagar los salarios de sus funcionarios amenaza con provocar una brecha mayor entre los policias y militares que forman parte de las Fuerzas de Seguridad y que a pesar de jugarse la vida no tienen garantizado su sueldo.

La población comienza a sufrir las consecuencias de la falta de dinero en efectivo para la vida cotidiana, para el abastecimiento doméstico, para el transporte o para los gastos del día a día de cualquier familia. A eso se suma además el cierre previsto de la empresa SIR (Sociedad Ivoriense de Refinería) que compra el petróleo bruto en Nigeria y Angola para refinarlo y venderlo. Un cierre que supondrá un inevitable desabastecimiento de combustible que pronto se dejará notar en los precios y en las gasolineras. El cálculo actual es que el país cuenta con un stock de gasolina super para dos meses y un stock de gasoil para un mes. ¿Y después qué?

El gas butano, que se usa en gran parte de los hogares marfileños, también escasea desde hace semanas tras el cierre de la productora de gas Societé Afren, y los cortes en el suministro eléctrico son cada vez más frecuentes en las ciudades más importantes del país.

Ante esta desesperada situación, los comercios van cerrando, sobre todo los que son propiedad de libaneses, una amplia comunidad extranjera que controla gran parte de la actividad comercial y que se ha posicionado a favor de Laurent Gbgabo. Esto ha hecho que sus negocios sean asaltados por parte de los seguidores de Ouattara.
Mientras la población trata de malvivir sin apenas dinero, gas, electricidad o combustible las calles de Abidjan se van paralizando poco a poco, muchos comercios de barrios como Koumassi  o Adjamé han cerrado sus puertas y los continuos atascos que viven las calles  apenas se repiten estos días. 


El bloqueo internacional hacia la economía marfileña ha hecho saltar las alarmas en los últimos días y ayer Ouattara prolongaba la prohibición de exportaciones de cacao hasta el 15 de marzo. Desde hace días las plantaciones de cacao comienzan a paralizar su producción ante la imposibilidad de exportaciones y el precio alcanza los índices más elevados de los últimos 32 años desde que el pasado 24 de enero Ouattara anunciara la paralización de las exportaciones. Hay que tener en cuenta que Costa de Marfil es el primer productor de cacao del mundo con casi un 45% de la produccion mundial, y que la comercialización de cacao y café supone para el país el 40% de sus exportaciones y el 20% de su PIB. En las últimas semanas los puertos de Abidjan y San Pedro han reducido notablemente su actividad  y algunos sectores como el farmacéutico ya anuncian restricciones. 

El presidente del Colegio de Farmacéuticos adelantaba ayer por radio que el stock de medicamentos es muy limitado. En el sector privado los medicamentos almacenados cubrirán solo la demanda durante un mes mientras que en el sector público el stock está casi agotado.

 Los barcos cargados con medicinas y que continuamente entran en el país no han podido descargar en los puertos marfileños ante las amenazas de sanciones por parte de la Unión Europea, algo de consecuencias tremendas teniendo en cuenta que cerca del 80% de los medicamentos que entran en el país lo hacen por barco. El gobierno marfileño importa cerca de 300 mil millones de FCFA de medicinas al año, es decir casi 457,5 millones de euros.

La crisis marfileña también ha afectado a la actividad escolar. Desde la segunda vuelta de las elecciones el pasado 28 de noviembre cerca del 57% de los centros de enseñanza secundaria permanecen cerrados, y el 21% permanecen abiertos pero apenas funcionan por eso los responsables en Educación ya dan por perdido este curso y temen las graves consecuencias que supondrán este parón en la educación de los más pequeños.

2 comentarios:

Guillermo dijo...

Verdaderamente, ¿qué es lo que diferencia a un país como Costa de Marfil de un país norteafricano en cuanto a la capacidad de expulsar al dictador de turno? ¿Solamente la división que señalas entre los partidarios de Gbabgo y los de Ouattara? ¿y qué sucede en otros países del África subsahariana? No tengo datos. Pero creo que es una cuestión apasionante.

Fátima dijo...

Lo que si es triste y condenable es que dos aspirantes a gobernar un pais se queden impasivos viendo como sufre su pueblo, utilizando a sus compatriotas para alcanzar el poder y mirando solo para su propio ombligo. Solo por eso ya no merecen ocupar el cargo al que aspiran.

Te puede interesar

Related Posts with Thumbnails

Por ahora nos siguen...


Árbol Babobab de Madagascar (Foto de Viaje a Africa)

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias
(Marzo 2009)

Concedido por Ong Mediterránea (Marzo 2009)

Concedido por Cristina y Diego desde "Mi trocito de África" (Marzo 2009)

Concedido por Bet y Marc de "Camí d'África" (Julio 09)

Concedido por Kagurafrica (Octubre 2009)