Desde diciembre de 2008 nos han visitado

Buscar este blog

martes, 24 de noviembre de 2015

Malawi abandonada a su suerte a causa de la corrupción

«Después de tres años abandonados a nuestra propia suerte, sabemos que no recibiremos más ayuda externa para el país: tenemos que construir el desarrollo desde dentro», este fue el mensaje de Arthur Peter Mutharika, presidente de Malawi, para tratar de movilizar al país. «Pero, de hecho, en el mensaje se afirma que la población está abandonada a sí misma», comenta el padre Gamba, misionero en el país africano.

El presidente hizo referencia a la suspensión de las ayudas internacionales debido al cashgate, la malversación realizada por políticos y funcionarios corruptos, de los fondos donados por los Estados y las instituciones internacionales para ayudar en el balance del Estado en Malawi.

«Mutharika en su discurso prometió que se aprobarán nuevas leyes, incluida una que liberaliza la información (acceso a la información). Algo que lleva esperándose más de veinte años, prometida y luego olvidada, esta ley finalmente hará que la radio y la televisión estatal estén al servicio del pueblo y no sólo del partido en el poder», dice el misionero.

Otra ley muy esperada es la de la propiedad de la tierra, ya que Malawi es un país con una alta densidad de población, donde los campesinos no tienen tierras, mientras que grandes extensiones están en manos de unos pocos ricos. «Va a ser difícil que una ley por sí sola pueda dar respuestas a las expectativas de la población», dice el padre Gamba.

«Las expectativas de justicia de la población difícilmente podrán ser satisfechas por la conclusión del largo proceso sobre el cashgate, que en cinco años ha vaciado las reservas de Malawi de miles de millones de dólares e interrumpido para siempre las ayudas internacionales que permitían sobrevivir al país. La reducción del 50% del suministro ya limitado de electricidad no asusta a la gente, que ya sufre. Ni siquiera la lepra, que ha reaparecido con muchos contagios. Es el hambre lo que pone a prueba al país. Para los próximos meses no queda suficiente comida. Nos espera una Navidad pobre, sobre todo para los 15 distritos que el pasado enero se vieron afectados por graves inundaciones», dice el padre Gamba.

En todo esto recordamos la reciente visita a Malawi del Secretario de Estado Vaticano para las Relaciones con los Estados, Su Exc. Mons. Paul Richard Gallagher, al que el Presidente expresó su reconocimiento por la gran ayuda ofrecida por la Iglesia católica al país: desde el apoyo a la transición democrática, a la promoción de la paz, al compromiso en el campo de la educación y la salud. El Presidente invitó formalmente al Papa Francisco a visitar Malawi.

Fuente: Fides

domingo, 15 de noviembre de 2015

¿Qué es exactamente el Franco CFA?


(No queremos más Franco Cefa)
El franco CFA (Oficialmente: Franco de la comunidad financiera africana; en francés: Franc de la communauté financière d’Afrique) fue inicialmente la moneda común de 14 países africanos, casi todos ellos antiguas colonias francesas (con la excepción de Guinea Ecuatorial, antigua colonia española y Guinea-Bissau, antigua colonia portuguesa). Guinea Ecuatorial, la única colonia española en la zona, aprobó el Franco CFA en 1984, en sustitución del ekwele de Guinea Ecuatorial.

Esta moneda instaurada en el año 1945 por Charles De Gaulle cuando Francia ratificó los acuerdos de Bretton Woods e implantó el Franco Francés. En aquel momento sus siglas significaban franco de las Colonias Francesas de África. El franco CFA (también representado con las siglas XOF ó XAF) tenía una paridad fija con respecto al franco francés, salvo escasos accidentes y desde el 1 de enero de 1999, el franco CFA está fijado al euro (un euro vale 655,957 francos CFA). El Tesoro francés (no la Unión Europea) sigue garantizando la convertibilidad del franco CFA cuyo cambio no varía.

El Banco de los Estados de África Central o BEAC (en francés: Banque des États de l'Afrique centrale) es la institución oficial de la CEMAC (Comunidad Económica y Monetaria de África Central) que agrupa varios estados de África central, y se encarga de la aplicación de la política monetaria común, de la fijación de las tasas de interés, y de la gestión y control de las reservas de cambio y la deuda exterior. Los acuerdos bancarios sobre esta moneda establecen que al menos el 65% de las reservas de esta moneda se encuentran depositadas en el Tesoro Francés. La principal de las misiones del BEAC es la distribución y la puesta a disposición de los bancos comerciales de los billetes y monedas, sin embargo la moneda es emitida en Francia a través de la Imprimerie nationale de Chamalières en Auverge, por lo que Francia sigue ejerciendo un control monetario y político sobre los países que usan el FCFA. Este control sobre el África francófona, con la complicidad de los propios jefes de Estado, permanece actualmente y la moneda continúo en uso cuando estas colonias se independizaron de Francia. 

Así se reprocha al BEAC de no llevar bien a cabo esta misión, ya que la CEMAC continúa sufriendo después de más de 10 años con una fuerte escasez de monedas, lo que da base a todo tipo de tráficos.

Billetes y monedas

En 1947 se emitieron billetes de 5,10, 20, 50, 100 y 1000 francos, seguido por los billetes de 500 francos en 1949, y 5000 francos en 1952. Desde noviembre de 2004, una nueva serie de billetes está disponible. Estos billetes, supuestamente modernos, fueron objeto de numerosas críticas en cuanto a su solidez, normalmente los billetes de 500F y de 1.000F podían circular durante años sin volver al banco, mientras que éstos son inutilizables al cabo de seis meses.

Pero las monedas de 100, 50 y 25 F circulaban en número insuficiente y oficialmente el BEAC no reconocía dicha penuria dando por motivo que las monedas eran objeto de una utilización ilegal los joyeros fundían las piezas de 25 F para hacer joyas y que si no existiera este tipo de utilización fraudulenta, habría piezas suficientes para todo el mundo.

A fin de hacer más fluida la circulación de las monedas, el BEAC tomó una decisión histórica y se firmó en París un acuerdo el 26 de mayo de 2005, para emitir y poner en circulación 1,25 mil millones de piezas. El objetivo perseguido por el BEAC fue acabar con la escasez de monedas, integrarlas en los nuevos cánones internacionales en pos de protegerlas de las falsificaciones y de usos indebidos y dar un cierto dinamismo visual a las monedas que circulan en la región africana.

Todos los sucesivos procesos conceptuales, técnicos y de producción han sido llevados a cabo regularmente con éxito, así el BEAC decidió presentar las nuevas piezas el 20 de marzo de 2006 en los seis países de la Comunidad Económica y Monetaria de África Central.

Como la antigua gama actualmente en circulación, la nueva se compone de ocho monedas: 1, 2, 5, 10, 25, 50, 100 y 500 FCFA y billetes de 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 francos.


Ámbito

En 1961 Malí sustituyó el franco CFA por su propio franco y en 1973 Mauritania sustituyó el franco CFA por la uquiya. En 1984 Malí readoptó de nuevo el franco CFA mientras que la antigua colonia portuguesa de Guinea-Bissau adoptó el franco CFA en 1994, sustituyendo el peso. 

Actualmente el FCFA circula en:  Benín, Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea-Bissau, Malí, Níger, Senegal, Togo, Camerún, República Centroafricana, Chad, República del Congo, Guinea Ecuatorial y Gabón.

Esta moneda tiene el mismo valor y el mismo nombre en los 14 países pero la realidad es distinta. Sin embargo desde 1993 los billetes físicos que circulan en los países que integran el CEMAC (Comunidad Económica y Monetaria de África Central) y los billetes que circulan en el espacio de la UEMOA (Unión Económica y Monetaria de África Occidental ) no son aceptados en la otra y viceversa.

La CEMAC está integrada por República del Congo, Chad, Guinea Ecuatorial, Camerún, Gabón y República Centroafricana y la UEMOA por Benín, Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea Bisau, Malí, Níger, Senegal y Togo. "Técnicamente tenemos la misma moneda, los dos bancos centrales son autónomos y marcan su política en función de sus objetivos. Hace tiempo que reclamamos que la moneda de ambas zonas sea intercambiable, las transferencias de una zona a otra ya son posibles pero estamos trabajando para interconectar monetariamente a los dos bancos centrales", señaló un economisma de la BCEAO (Banco Central de los Estados de África Occidental)

Control monetario

El hecho de el acuerdo permita que Francia cuente con la libre conversión del Franco Cfas en euros y de manera ilimitada es criticada desde hace décadas por distintos sectores económicos africanos que consideran que Francia cuenta con ventajas y un control que le permite apropiarse de divisas africanas y mantener el "colonialismo económico" sobre los países que usan esta moneda. 

Las críticas se multiplican contra el uso de esta moneda, que fuera del ámbito geográfico de los 14 países, no tiene valor ninguno ni se puede cambiar en bancos europeos. El pasado 2 de octubre los Ministros de Finanzas en París debatieron el acuerdo entre Francia y los 14 países de la zona FCFA. Durante el encuentro el presidente de Chad, Idriss Déby Itno atacó duramente el control francés sobre la moneda y señaló "esta moneda debe ser nuestra y deber ser una moneda que permita el desarrollo a todos los países que la usan. En el acuerdo monetario con Francia hay cláusulas que ya están obsoletas y que deberían ser revisadas por el bien de África y también por el propio interés de Francia". 

martes, 10 de noviembre de 2015

Hora de hacer justicia en Sudán del Sur

El informe de la Unión Africana sobre el conflicto de Sudán del Sur que con tanto retraso se ha publicado contiene conclusiones alarmantes, aunque no sorprendentes, sobre la situación actual del país. Ha documentado homicidios, torturas, mutilaciones y violaciones de civiles, así como canibalismo forzado, que ponen de relieve la apremiante necesidad de emprender investigaciones imparciales sobre crímenes de guerra si se pretende poner fin a este tipo de atrocidades y hacer rendir cuentas a los sospechosos de tener responsabilidad penal por crímenes de derecho internacional.

En los 15 meses transcurridos desde que los investigadores de la Comisión terminaron sus pesquisas se ha recrudecido el conflicto y se tiene constancia de abusos y violaciones graves de derechos humanos cometidos por ambos bandos de este conflicto armado no internacional que se ha saldado hasta ahora con decenas de miles de víctimas mortales y que ha obligado a huir de sus hogares a dos millones de personas.


La publicación del informe es un paso importante, aunque tardío, hacia la rendición de cuentas en Sudán del Sur, pero los efectos que habrá de surtir dependerán de la rapidez con que se establezca un marco sistemático para investigar estos crímenes. Al irse degradando las pruebas y desdibujándose los hechos en la memoria, cada día que pasa aleja a las víctimas sursudanesas de la justicia.

El acuerdo de paz firmado en agosto por el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, y el líder de la oposición, Riek Machar, es el camino que más oportunidades presenta para alcanzar una paz duradera en el país, a pesar de que se ha violado sistemáticamente el alto el fuego pactado. Dicho acuerdo prevé el reparto de poderes, la desmilitarización y la reforma del sector de la seguridad, así como importantes mecanismos de justicia transicional. Entre ellos cabe mencionar una autoridad encargada de otorgar reparaciones, una comisión de la verdad y la reconciliación y un tribunal penal especial híbrido, que será creado por la Comisión de la Unión Africana.

Sorprendentemente, el mecanismo penal de rendición de cuentas fue aceptado de buen grado por ambas partes en el conflicto. De hecho, cuando el presidente Salva Kiir firmó el acuerdo, formuló 16 reservas de peso, pero la creación de un tribunal penal que quizás algún día juzgue a dirigentes políticos y militares de alto rango no era una de ellas.

La región que se ha convertido en Sudán del Sur se ha caracterizado por una absoluta ausencia de rendición de cuentas en las oleadas de violencia ocurridas en el pasado, lo cual es en parte el germen del conflicto reciente.  Al no abordarse los hondos agravios ni impartirse justicia real, lo único que se consiguió en muchos casos fue alimentar la siguiente oleada de violencia colectiva. Salvo en contadas excepciones, la mayoría de los líderes comunitarios con los que hablé durante un viaje reciente a Sudán del Sur creen que toda esperanza de paz duradera en Sudán del Sur debe pasar por una verdadera rendición de cuentas ante las atrocidades cometidas. Consideran también que la inmensa mayoría de la población sursudanesa, que antes tal vez no compartía esta convicción, ve ahora la necesidad de que se rindan cuentas.


El acuerdo de paz estipula que, “desde su concepción”, el gobierno de transición debe elaborar legislación destinada a establecer el tribunal híbrido que, según el acuerdo, será creado por la Comisión de la Unión Africana.  Tal como ilustra una carta conjunta enviada el 23 de septiembre por numerosas organizaciones no gubernamentales internacionales y sursudanesas a la presidenta de la Comisión de la Unión Africana, Nkosozana Dlamini Zuma, es imperiosa la necesidad de que la Comisión cree un tribunal híbrido operativo lo antes posible.

Esta disposición es una medida positiva, pero lo importante es que se materialice. Y cuanto antes, mejor.  

Somos conscientes de que llevará tiempo establecer un tribunal plenamente operativo, dotado del personal, la infraestructura y los fondos necesarios.  Pero urge recabar y conservar desde ahora las pruebas. Las pruebas físicas se deterioran con rapidez en un clima tropical y también existe el riesgo de que se destruyan, alteren u oculten intencionadamente. Los recuerdos de los testigos se desdibujan y se pierde el rastro de estas personas. Se pierden para siempre pruebas vitales.  Por eso es importante que, junto con la adopción pronta de medidas encaminadas a establecer el tribunal híbrido, la Unión Africana o la comunidad internacional pongan en marcha urgentemente un mecanismo provisional dotado de un claro mandato para investigar posibles crímenes de guerra y recopilar y preservar pruebas.

Existen numerosos argumentos de autoridad y claros precedentes para tomar tales medidas.  Por ejemplo, antes de que se pusiesen en marcha y funcionasen plenamente los tribunales para la ex Yugoslavia y Ruanda ya había comisiones de expertos realizando investigaciones.

Igualmente, en Sudán se creó la Comisión Internacional de Investigación sobre Darfur como paso previo a que el Consejo de Seguridad remitiese la situación a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional.


El informe de la Unión Africana –y otros muchos informes elaborados por diversas organizaciones, como Amnistía Internacional– no dejan lugar a duda sobre la comisión de crímenes de derecho internacional en Sudán del Sur por ambas partes en el conflicto. Es hora de encontrar a los autores de estos crímenes y hacerles rendir cuentas.

Al tomar medidas de inmediato para emprender investigaciones sobre el terreno se transmitirá un mensaje rotundo de que se está prestando atención a quienes reclaman justicia y de que el informe de la Unión Africana es algo más que palabras estremecedoras sobre el papel. Para que dicho informe tenga un valor real, debe actuar como desencadenante de medidas serias de rendición de cuentas que permitan avanzar verdaderamente hacia la justicia, la verdad y la reparación en Sudán del Sur.

Texto: Ken Scott
Fuente: Amnistía Internacional

miércoles, 4 de noviembre de 2015

La piedra de la virginidad

Vendedora en un mercado de Camerún
La demanda de productos que puedan restituir la honorabilidad de las mujeres a través de la reconstrucción vaginal  ha visto aumentar la venta de la conocida como "piedra de alumbre". Se trata de un tipo de sulfato usado por ejemplo por los tintoreros, en las barberías para curar pequeños cortes, que también se encuentra en todas las lacas, o para uso cosmético como antitranspirante natural.  Esta piedra se puede encontrar en la  mayor parte de los mercados de Camerún, y se vende como remedio para la vagina, aunque puede provocar graves daños en el órgano genital a largo plazo.

Las mujeres en muchas sociedades invierten y gastan grandes cantidades de dinero en preservar su imagen ante los hombres. En países como Túnez cada vez son más las mujeres que se someten a intervenciones para reconstruir el himen y poder demostrar a sus prometidos que son vírgenes. La popularidad  de los "jabones de la virginidad" en los mercados de Dubai son otro ejemplo. 

La versión sólida del sulfato de aluminio o piedra de alumbre es cada vez más popular en los mercados de Camerún donde puede comprarse sin problema, sobre todo en los mercados de la capital Yaoundé, aunque también en algunos mercados regionales por un precio de 1.500 Fcfas (2,2 euros).

A pesar de las creencias populares de que esta piedra puede reconstruir la vagina, la verdad es que su uso puede causar más daños que beneficios.  Ndangue Liliane Josiane Rose una reportera de France24 explica el fenómeno "la piedra de alumbre se conoce por distintos nombres dependiendo de la región "wothi", "loba"... Las mujeres lo aplastan hasta hacerlo polvo y lo mezclan con agua, aunque a veces también le añaden zuño de limón o miel. Con esta mezcla se lavan sus partes íntimas, lo que provoca una contracción momentánea de la vagina, que puede dar aspecto de virginidad aunque la mujer haya tenido anteriormente relaciones sexuales. Esta piedra es más usada en las regiones del norte de Camerún y en algunas zonas de Nigeria. Sobre todo por el pueblo Hausa (uno de los grupos étnicos más importantes de África, y en zonas donde la mayor parte de la población es musulmana, ante la presión social sobre las mujeres sobre el tema de la virginidad, ya que corren el riesgo de ser discriminadas incluso en el entorno familiar". 
Piedra de Alumbre
El doctor Joseph es ginecólogo en Yaoundé. En 2010, trabajaba en una clínica al norte de Camerún donde trataba a mujeres que sufrían diferentes dolencias a causa del uso de la piedra de alumbre. "Esta supuesta recuperación de la virginidad es muy efímera, y a veces la piedra no provoca ningún efecto. Sin embargo los daños que puede causar sobre la salud de la mujer son catastróficos", señala el médico.  

"En general las mujeres no deberían de poner ningún producto en la vagina, porque esta zona ya cuenta con mecanismos de autoprotección y limpieza. la piedra de alumbre destruye la flora vaginal que protege a la mujer de bacterias y enfermedades de transmisión sexual.  Más aún porque esta piedra tiene una consistencia arenosa y provoca inevitables irritaciones que pueden causar graves casos de vaginitis. Si la mujer usa este producto habitualmente puede sufrir la rigidez de las paredes de la vagina lo que dificultará el momento del parto, por lo que este producto es totalmente contraproducente", explica el ginecólogo.  

Texto: Khanyo Olwethu Mjamba
Fuente: This is Africa

Te puede interesar

Related Posts with Thumbnails

Por ahora nos siguen...


Árbol Babobab de Madagascar (Foto de Viaje a Africa)

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias
(Marzo 2009)

Concedido por Ong Mediterránea (Marzo 2009)

Concedido por Cristina y Diego desde "Mi trocito de África" (Marzo 2009)

Concedido por Bet y Marc de "Camí d'África" (Julio 09)

Concedido por Kagurafrica (Octubre 2009)