Desde diciembre de 2008 nos han visitado

Buscar este blog

miércoles, 10 de febrero de 2016

Kenia, la cuna de los pagos a través del 'smartphone'

El teléfono móvil ya irrumpió como un elemento revolucionario en África. El número de terminales en el continente es cada vez más elevado. Los africanos adoran la comunicación y la inmediatez, y las compañías telefónicas lo saben. Las recargas de saldo y datos de Internet para los teléfonos móviles pueden encontrarse en los más remotos lugares, así como la cobertura y el 3G (a veces incluso en lugares insospechados).

Que el teléfono móvil diera un paso más y facilitara la vida a sus usuarios era cuestión de tiempo. Y entonces, nació M-pesa.En un universo tan inmediato y, para qué negarlo, tan consumista -abarcando todos los ángulos de la palabra-, facilitar el acceso económico y fomentar los pagos rápidos es una necesidad a la orden del día.


Sin embargo, no es lo mismo ser un cosmopolita europeo que vivir en un suburbio o poblado de una ciudad africana. Una tarjeta de crédito y una cuenta bancaria aún son grandes desconocidas para la mayor parte de la población de los países en vías de desarrollo. Aunque los bancos traten de expandirse en África subsahariana, la incapacidad de ahorro hace que el origen de una cuenta bancaria no tenga mucho sentido.

Sin embargo, la incipiente necesidad del envío de dinero al momento y del pago inmediato está presente en todos los niveles de sociedad. "Con M-pesa, el envío del dinero es instantáneo y se puede realizar en cualquier lugar, lo que supone una ventaja frente a un banco, ya que no es necesario desplazarse", cuenta a MERCADOS Alex, dueño de uno de los miles de establecimientos autorizados para gestionar transacciones de M-Pesa.

Pagos mediante el móvilM-pesa es la unión de M -móvil- y pesa -dinero en el idioma swahili-, y nació en Kenia en el año 2007 bajo el abrigo de la compañía de móvil Safaricom (filial de Vodafone).

Las posibilidades que ofrece el servicio de M-pesa son numerosas: desde realizar pagos mediante el teléfono móvil, enviar y recibir dinero entre usuarios, reservar hoteles o entradas o retirar dinero en cajeros. Es como una cuenta bancaria y tarjeta de crédito al mismo tiempo, pero sin necesidad de pisar el banco.

El procedimiento es sencillo


Mediante el número del teléfono móvil de la compañía Safaricom el usuario queda registrado con sus datos y simplemente tendrá que facilitar ese número de contacto para recibir ingresos de otras personas.

Asimismo, se puede hacer un ingreso propio en el número para tener dinero disponible que utilizar como si fuera una tarjeta de crédito. Para realizar las retiradas, tanto el emisor del dinero como el receptor simplemente tienen que acudir a uno de los establecimientos autorizados e identificarse con sus datos.

"Solemos atender una media de 80 personas que quieren hacer algún envío o retirada de dinero", explica Alex. Su pequeña tienda en el suburbio de Kabiria, en el noeste de Nairobi, no sólo permite este servicio, también presta mantenimiento de los terminales y vende recargas y otros productos necesarios para los vecinos.

"Actuamos como una sucursal bancaria sin necesidad de pagar tasas por abrir una cuenta. A veces llegamos a tener en efectivo hasta 100.000 kshs (unos 860 euros), pero nunca hemos tenido ningún intento de robo". Desde que empezaron como agentes de M-pesa, el número de personas que se han dado de alta no ha dejado de aumentar, así como el uso del servicio.

Beneficiarios de microcréditos

El servicio que proporcionaba M-pesa rápidamente fue extendido y copiado por otras compañías telefónicas. En 2014 contaba con más de 17 millones de usuarios (lo que equivale a más de dos tercios de la población adulta) y más de 40.000 distribuidores en todo el país. Más del 25% del producto nacional del país fluye mediante el sistema.


Aunque el origen comenzó en Kenia, países como Ruanda, Uganda, Tanzania e incluso India y Afganistán cuentan con versiones propias de M-pesa como MTN o AirtelMoney. En sus orígenes, el propósito de M-pesa era el de dar con un servicio de gestión a los beneficiarios de microcréditos, tanto para recibir el dinero como para pagar los préstamos con comodidad.

Así se conseguía evitar el paso por el banco y agilizar el proceso, haciendo más competitivos a los usuarios. Pronto se vio que podría ser extendido a toda la población con el fin de ayudar al flujo de capital. El éxito se debe a más factores aparte de la gratuidad del servicio, la posición dominante de la compañía Safaricom en el mercado y una perfecta estrategia de marketing. Muchos kenianos confían más en M-pesa para guardar su dinero que en los propios bancos.

El despegue del producto se produjo tras la ola de violencia posterior a las elecciones de 2008, cuando miles de personas utilizaron el servicio para enviar dinero a las personas atrapadas en las zonas marginales de Nairobi.

Fuente: EL MUNDO

No hay comentarios:

Te puede interesar

Related Posts with Thumbnails

Por ahora nos siguen...


Árbol Babobab de Madagascar (Foto de Viaje a Africa)

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias

Se acuerdan de nosotros y nos premian. Gracias
(Marzo 2009)

Concedido por Ong Mediterránea (Marzo 2009)

Concedido por Cristina y Diego desde "Mi trocito de África" (Marzo 2009)

Concedido por Bet y Marc de "Camí d'África" (Julio 09)

Concedido por Kagurafrica (Octubre 2009)